Café Orgánico Marcala S.A. (COMSA), en los últimos años ha optado por cultivar y fortalecer La Finca Humana, es por tal razón que se realiza un trabajo muy fuerte en la educación de los socios, socias, hijas e hijos para potenciar al ser humano. En ese sentido, y a través de los programas que se desarrolla desde el Comité de Educación, las personas mayores también tienen oportunidad de seguir formándose, como el caso de nuestro socio Julio Domínguez.   

Julio Domínguez, de 73 años, es productor de café y socio de COMSA, hace algún tiempo inició una empresa de servicios de computación, instaló los equipos y comenzó a vender los servicios, sin saber nada, pero siempre tenia el deseo de aprender computación. “Un día me visitó en mi negocio la Profesora Gladys Rivera, y entre la conversación me contó que en COMSA, estaban ofreciendo las becas para los socios, entre esas becas estaban los cursos completos de computación, en ese momento vi la oportunidad para cumplir con mi deseo de aprender computación”. 

“Comencé a asistir a las clases, el primer día me sentí como avergonzado ya que solo se encontraban jóvenes de diferentes niveles educativos, maestros y la mayoría eran estudiantes, y yo, solo había podido estudiar hasta segundo grado de educación primaria” nos detalla el señor Julio Domínguez. 

Después de un tiempo, se familiarizó con los maestros y sus compañeros, hasta que llegó el momento que le asignaron una computadora para que hiciera uso de la misma, así comenzó a hacer las practicas de cada proceso de aprendizaje. Ese proceso de aprendizaje fue difícil porque sentía que a los jóvenes se les hacia más fácil comprender y a él le costaba un poco. 

Con mucha emoción recuerda que su aprendizaje comenzó desde lo más básico, como encender la computadora, hasta hacer el uso de Word y Excel, reconoce que el paquete que más le gustó fue Excel, en él aprendió a hacer planillas y que se convirtieron en gran ayuda para administrar de mejor manera la finca, además, de poder apoyar con los trabajos de la tesorería del patronato de su comunidad, entre otros. 

Con el paso del tiempo fue mejorando los servicios que ofrece en su empresa, además, él sigue practicando y sigue aprendiendo para conservar los cocimientos adquiridos en el curso. Además, comenzó a elaborar detalladamente las planillas de los trabajadores que le ayudan en las actividades de su finca.

Don Julio Domínguez, destaca que, durante el año 2019, recibió el patrocinio de COMSA, pero en el 2020, seguirá aprendiendo por su cuenta. Pero mantiene su agradecimiento a COMSA, que siempre busca fortalecer La Finca Humana, mejorando las capacidades de las personas, y en ese accionar se le dio la oportunidad de aprender y así poder ver desde otra perspectiva su empresa y su finca. 

“Para el estudio no hay edad, siempre tenemos que ser emprendedores” mencionó Julio. “Yo tengo amigos que con 80 años se graduaron como abogados y ejercieron su profesión, entonces en la vida no hay obstáculos, los obstáculos son mentales”.

Todo este proceso ha sido de mucho aprendizaje tanto con para él, como para nosotros, ya que él es una persona mayor. Es gratificante ver todo lo que él a logrado desde que llegó hasta culminar el proceso, en el se destaca que todos los conocimientos adquiridos los ha puesto en practica y lo que para los jóvenes presentaba mayores retos para él fue fácil, Julissa Molina. 

El 21 de diciembre del 2019, y después de 9 meses de ser parte del proceso de aprendizaje, Julio Domínguez recibió su diploma que acredita su formación en computación. 

COMSA y su responsabilidad social 

Desde el año 2012, COMSA, ha subsidiado el proceso de formación de jóvenes hijos e hijas de socios, en diferentes áreas: computación, idiomas, deportes, catación.

Entre los programas que se desarrollan desde el Comité de Educación, mencionamos los siguientes

Subsidios Educativos: se entregan a los jóvenes hijos de socios y socias que cursan la educación básica, media, así como universitaria. Además, para los hijos de los trabajadores (as) y trabajadores (as) que realizan estudios a nivel universitario, se les entrega un subsidio de Lps. 10,000.00 como máximo. 

IHER COMSA: es un programa que brinda educación básica a jóvenes hijos e hijas de socios y jóvenes de la región de escasos recursos económicos. Desde el inicio, en año 2012, el programa ha apoyado a más de 600 estudiantes, que han optado por seguir sus estudios los fines de semana porque no pueden asistir al sistema presencial

Marcala Limpia y Justa con La Semilla Humana: El proyecto tiene como objetivo, en los próximos dos años desarrollar el proceso de enseñanza ambiental y gestión de residuos sólidos, en 44 centros educativos en la zona de influencia de COMSA.  Haciendo incidencia en 7 mil 200 estudiantes, además, de los docentes. La metodología se desarrolla en grupos muy pequeños de estudiantes para lograr una mayor receptividad de la información que se transfiere.

A %d blogueros les gusta esto: