Home » COMSA » Comercio Justo » Principios

Creación de oportunidades para productores en desventaja económica.
El Comercio Justo es una estrategia para aliviar la pobreza y para el desarrollo sostenible. Su objetivo es crear oportunidades para productores que se encuentran en desventaja económica o marginados por el sistema de comercio convencional.

Transparencia y rendición de cuentas.
El Comercio Justo requiere una administración y relaciones comerciales transparentes, para trabajar de forma justa y respetuosa hacia los socios comerciales.

Desarrollo de Capacidades.
El Comercio Justo es un medio para desarrollar la independencia del productor. Las relaciones de Comercio Justo otorgan continuidad, durante la cual los productores y sus organizaciones de mercadeo pueden mejorar sus habilidades en administración y su acceso a nuevos mercados.

– Promoción del Comercio Justo.
Las Organizaciones de Comercio Justo generan conciencia sobre el Comercio Justo y sobre la posibilidad de una mayor justicia en el comercio mundial. Suministran a sus clientes información sobre la organización, sus productos y en qué condiciones son fabricados. Utilizan técnicas honestas de publicidad y mercadeo y apuntan a los estándares más altos en calidad y empaquetado del producto.

– Pago de un precio justo.
Un precio justo en el contexto local o regional, es aquel que se ha acordado a través de diálogo y participación. No solamente cubre costos de producción sino que también permite una producción socialmente justa y ambientalmente responsable. Ofrece un pago justo a los productores y toma en consideración el principio de igual paga para igual trabajo tanto de mujeres como de hombres. Quienes Comercian Justamente aseguran un pago al día con sus socios y, en lo posible, ayudan a los productores a obtener acceso a financiamiento para las fases previas al cultivo y la cosecha.

– Equidad de Género.
Comercio Justo significa que se valora y recompensa debidamente el trabajo de la mujer. Las mujeres siempre son retribuidas por su contribución en el proceso de producción y empoderadas en sus organizaciones.

– Condiciones de Trabajo.
El Comercio Justo también se refiere al trabajo de los productores en un entorno seguro y saludable. La participación de niños (si la hubiera) no afecta adversamente a su bienestar, su seguridad ni sus requerimientos educacionales y recreativos y se adhiere a la Convención de los Derechos de la Niñez de las Naciones Unidas así como a todas las leyes y normas en su contexto local.

– Trabajo Infantil.
Las Organizaciones de Comercio Justo respetan la Convención de las Naciones Unidas para los Derechos del Niño así como las leyes locales y normas sociales para asegurar que la participación de niños (si la hubiera) en los procesos de producción de artículos comerciados justamente no afecte adversamente su bienestar, su seguridad ni sus requerimientos educacionales y recreativos. Las Organizaciones que trabajan directamente con productores organizados informalmente deben hacer explícita la participación de niños en la producción.

– El medio ambiente.
El Comercio Justo promueve activamente mejores prácticas medioambientales y la aplicación de métodos de producción responsables.

– Relaciones Comerciales.
Las Organizaciones de Comercio Justo, comercian con una preocupación por el bienestar social, económico y medio ambiental de los pequeños productores marginados y no maximizan sus ganancias a costo de ellos. Mantienen relaciones a largo plazo basadas en la solidaridad, la confianza y el respeto mutuo que contribuye a la promoción y al crecimiento del Comercio Justo. Se contribuye a los productores con el acceso a un pago por adelantado en las fases de pre-cosecha y pre-producción.

El Comercio Justo fomenta una producción sostenible

Frente al aumento de enfermedades tanto humanas como animales, a las epidemias alimentarias, al calentamiento global, y a las repercusiones de la producción alimentaria mundial, el Comercio Justo en sus requisitos propone una producción limpia y respetuosa del medioambiente. Debido al hecho de que cada actividad humana tiene repercusiones sobre el medio ambiente, el Comercio Justo toma en cuenta toda la cadena de producción y de distribución para limitar los impactos negativos sobre biodiversidad y el medioambiente. El Comercio Justo no puede pensarse sin considerar la conservación y la utilización sostenible de la biodiversidad. Por eso los actores del Comercio Justo se movilizan para solucionar los problemas que pueden afectar el medioambiente y la perennidad de los sistemas de producción agrícola.

El Comercio Justo como herramienta para mejorar las condiciones de vida de las familias campesinas y el desarrollo local

El Comercio Justo da respuesta a las problemáticas de las regiones rurales más desfavorables. Es un medio que valoriza el saber hacer tradicional y permite aumentar la renta de los productores, lo cual fomenta la dinámica de desarrollo local. La asociatividad y el desarrollo de las organizaciones son una de las claves para la lucha contra el alto nivel pobreza. Permite reunirse, compartir los problemas, las ideas, las soluciones y tomar decisiones, en el objetivo de aumentar los ingresos económicos y mejorar la calidad de vida. Es el camino para lograr un nivel de vida decente.

El Comercio Justo como herramienta de preservación de las costumbres de producción ancestrales

Frente al cambio en las costumbres de alimentación a nivel internacional, el Comercio Justo viene en respuesta al abandono de las producciones ancestrales, fomentando tanto el consumo como la producción. El Comercio Justo permite la preservación y el fortalecimiento de las culturas locales, más que todo en las zonas más vulnerables que sufren de migración y de pobreza; rescatando la cultura y el sistema de producción que era usado antes, pero con más conocimientos técnicos.

El Comercio Justo es también equidad de género

El Comercio Justo permite a las mujeres de agruparse y organizarse de forma formal. Así, pueden enviar delegadas de sus grupos a las asambleas para representar la voz de sus comunidades y votar. Además, los gremios de Comercio Justo permiten a los miembros de las organizaciones participar en formaciones y talleres de sensibilización sobre el género, entre otros. Las mujeres se involucran con dinamismo en iniciativas destinadas al desarrollo económico, la solidaridad y la reducción de las inequidades, especialmente con el Comercio Justo.

El Comercio Justo, un instrumento de democracia participativa y de autogestión campesina

La falta de gobernabilidad y de formación de los pequeños campesinos viene del bajo nivel de educación formal y de liderazgo en las comunidades mismas. El tema de la democracia económica se traduce más que todo a través de la gobernabilidad de las organizaciones. Frente a esta situación y para luchas contra una ineficiencia institucional de los pequeños productores, los criterios de selección del Comercio Justo exigen que sean organizados y que tengan una asamblea oficial. La asamblea general es la instancia máxima de decisión en la cual todos los socios de involucrarse en la definición de las estrategias y en las actividades de la organización. Además, gracias a la prima del Comercio Justo, las organizaciones pueden elegir recibir capacitaciones que les permitan mejorar la eficiencia del grupo. Se puede igualmente implementar por ejemplo: sistemas de información interna y visitas de los líderes a las reuniones de las comunidades.

Translate »